Cuando estaba en el colegio, le hacía el quite a correr. Podía practicar algún deporte pero correr… nada

Empecé a jugar tenis y me fascinaba. A medida que se podía, jugaba todos los días, entonces empecé a adquirir un mínimo estado físico. Y con el ánimo de mejorar quise empezar a trotar y me frustre totalmente. Era increíble escuchar o ver que había gente que lo disfrutaba y yo mientras tanto sufría, al punto que solo podía trotar una recta del parque que media como 800 mts y me demoraba casi 10 minutos, así que caminaba y me parecía muy aburrido.

A medida que pasaba el tiempo, ya podía dar 4 vueltas completas al parque. En esto duraba casi 45 minutos y me sentía un gran atleta.

Para mí era muy importante esforzarse por comprar unos buenos tenis, o ropa deportiva.

Los tenis porque cuidan nuestras rodillas, pero en nuestro caso (los que pesamos más de la cuenta) cuando iniciamos en este mundo es importante sentirnos seguros y si estamos bien vestidos, así no tengamos el talento o el don para hacerlo, nos podemos sentir al nivel de los demás deportistas.

Y la tercer razón muy importante: estrenar y vestir esa pequeña inversión que hicimos nos inspira a salir así sea solo a eso a estrenar

Pin It on Pinterest

Share This